COMPARTIR

Xavier Garcia Albiol, alto y de aquellos que uno nota que ha jugado al baloncesto, da la sensación de venir de muy lejos en política y con persistencia y trabajo. Cuando duda no precipita la jugada; o pide ayuda si es necesario, como lo hacen los deportistas de equipo. Y cuando no hay salida lanza de tres si es necesario. A veces el lanzamiento no entra, pero tampoco éste constituye el principal problema. Ni sin solución, que para eso está la política: para hablar civilizadamente, concluir y encontrar un punto intermedio.

Xavier Garcia Albiol
Xavier Garcia Albiol

– Hace cuatro días usted decía: si tienen que gobernar cinco partidos a la vez, que Dios nos coja confesados. Pero… si uno no se ha confesado, ¿qué pasará?

Pues que en Badalona y frente nosotros sólo hay una amalgama de pequeños partidos con el único objetivo de echar a Xavier Albiol. Y al precio que sea. Modestamente, creo que es una solución que sólo empobrece la ciudad.

– ¿Usted tiene una mayoría y holgada.

Y un buen balance de estos últimos cuatro años que, como sabe, económicamente han sido los más complicados de los últimos cincuenta.

– ¿Algún dato que sirva de referencia?

Hemos podido bajar en los últimos tres años las cifras de delincuencia a partir de 2012, una mejora de la proyección de la ciudad y una significativa transformación en lo que se refiere a la  limpieza diaria.

– ¿Los demás partidos no hacen propuestas?

No he oído ninguna.

– ¿Ciudadanos es el partido emergente más fuerte contra ustedes?

Quizás, pero no creo que afecte mucho a nuestra candidatura. Soy una persona, dicho con toda la modestia, a la que el electorado de Ciudadanos tiene en gran estima.

– Aquel impacto inicial que parecía que una ciudad gobernada siempre por el PSOE no podía ser por el PP, quizá no ha sido tan contundente.

Me presenté con una propuesta comprometiéndome a dejar al margen las ideologías para priorizar las necesidades de la ciudad. Y es lo que he hecho.

– ¿Cree que los vecinos y ciudadanos lo ven igual?

No sólo eso, creo que el grado de confianza de la gente con nosotros aumentará.

tampoco hemos hecho lo suficiente para reducir la estigmatización del pp en catalunya

– El PP tiene una problemática de estigmatización en Catalunya.

Efectivamente, y desde hace mucho tiempo. Es probable, además, que nosotros tampoco lo hemos hecho suficientemente bien.

– ¿Usted sería presidente de su partido en Catalunya?

Nada fácil; requiere mucha actividad didáctica y llegar a unos ciudadanos a los que no resulta precisamente fácil.

– Ni Josep Piqué pudo con ello. ¿Quizás por demasiado catalanista?

El PP en Catalunya no debe ser una sucursal del de Madrid. Nosotros debemos tener vida propia, y si es necesario, ser capaces de discrepar cuando sea necesario.

– Las encuestas muestran una bajada electoral de los partidos tradicionales. ¿Cómo hacer frente a eso?

Cambiando, ante todo las estructuras orgánicas de los partidos e ir a los planteamientos estructurales. Es necesario abrir el campo de trabajo y la perspectiva de los partidos para hacerlos más participativos. Quién no lo sepa leer se quedará fuera del circuito político.

– Usted es un hombre que se adapta. Llegó aquí con cierta mala fama. Lo ha sabido asumir. ¿Es Badalona el municipio perfecto para hacerlo?

Badalona no es un municipio más. Mis cuatro años sí son un ejemplo de lo que puede hacer una persona normal para su ciudad. Gobierno para los independentistas, los catalanistas, los nacionalistas, los socialistas y los que no son nada de todo esto. Es por eso que me han escogido los vecinos y no para hacer debates ideológicos.

– ¿No había gobernado así el PSC-PSOE?

Tuvieron su etapa, pero Badalona perdió la oportunidad de aprovechar un entorno económico muy favorable. Otros municipios, también liderados por ellos, lo hicieron mejor. Aquí Badalona, especialmente de 2008 a 2011, el deterioro de la ciudad se agravó.

– Para no perder oportunidades como éstas, ¿Cuáles tienen que ser las prioridades principales?

Hay que generar confianza en la vertiente económica; somos el municipio del Barcelonés en el que ha bajado más el paro en el último año, Barcelona incluida, desbloquear proyectos históricos como por ejemplo la construcción del Estadio Municipal o la construcción del canal del barrio del Gorg, donde se prevé construir una rambla y un canal. Al mismo tiempo seguir mejorando los niveles de seguridad y ordenar aún más los barrios. No hace falta inventar sino consolidar estos dos grandes proyectos que llevaban veinte años en un cajón.

– ¿La Penya de Badalona dónde queda?

Arriba de todo. Es el símbolo de nuestra ciudad y creo que la hemos cuidado, lo que me reconocen los propios responsables.
– Si además, quien es hoy alcalde, había jugado de pivote aún más fácil.

Sí, de 4, pero poco tiempo. Cuatro años.

NADIE ME PREGUNTA nunca SI CATALUÑA ES UNA NACIÓN

– ¿Cómo le suena eso de elecciones plebiscitarias?

A mí nadie me para para saber si Catalunya es o no es una nación. Al contrario, me paran muchos vecinos que me dicen: yo no soy del PP sino independentista o socialista, pero te votaré.

– ¿Eso le dicen?

¡Por supuesto! Y para las autonómicas, ya haremos el debate que sea necesario.

– Sin embargo, el soufflé de la soberanía no baja. Tampoco el otro sube. ¿esto no se acabará nunca?

Todos debemos ser generosos y movernos un poco para encontrar un punto de acuerdo.

– Aquí hay dos concepciones de país y si alguien no decide algo esto es un callejón sin salida.

En algún momento el presidente de la Generalitat y el de España deberán sentarse y encontrar una solución que al menos sea un paso intermedio donde todos se puedan sentir mínimamente cómodo.

– ¿No quiere decir que esto va más allá incluso de si un partido u otro tiene más o menos diputados?

Hay que poner el freno de mano y hablar. La política es hablar.

– Pero durante años, y precisamente de CiU, dependió la presidencia de Felipe González o José María Aznar. Y, salvo una parte del IVA, y los Mossos, poco más se resolvió. ¿La cuestión no es más social que ideológica?

Sí, y por eso hay que sentarse.

Xavier Garcia Albiol
Xavier Garcia Albiol

– ¿La España de la democracia está en deuda con Manuel Fraga?

Sin duda. Haber sido ministro con Franco desgraciadamente aún tiene sus secuelas en este país, pero algún día habrá que superarlo y otorgarle a Manuel Farga el reconocimiento que merece. Su aportación a la democracia y a la derecha de nuestro país fue muy grande.

– Por cierto… ¿usted sería un buen intermediario?

¿Cómo? No, no, no jodamos, a mí no me toca. La Generalitat tiene los suyos y el Gobierno también. A mí me toca ser alcalde de Badalona. Y espero poder seguir, que ya tengo mucho trabajo aquí.

– Antes de terminar, una pregunta obligatoria de acuerdo con algún rumor que corre: ¿después de Alicia Sánchez-Camacho, Xavier Garcia Albiol?

La principal preocupación de García Albiol los próximos cuatro años es Badalona y sus vecinos.

– ¿Y el quinto año?

Insisto: mi prioridad es Badalona y de verdad que ni lo pienso ni me apetece, en estos momentos, pensarlo.

ENTREVISTA DE BERNAT CAPELL A e-noticies

Comentarios