COMPARTIR

Ferran Monegal no es un espectador cualquiera. Es un crítico que no trabaja con portátil sino con bisturí. Demasiadas veces se asocia la crítica a su vertiente negativa, cuando no es otra cosa que «una expresión razonada -y bien argumentada- sobre las cualidades o defectos». A menudo un carácter así molesta. Ya se sabe, el bisturí es de aquellas herramientas que asusta tan solo verlo. De Monegal irrita también su ironía. Y es la mejor manera de hacer informativos -explica-, como lo hace con éxito el Polonia en TV3. Ferran es una analista no sólo de contenidos sino de continente. Exige respeto a los trabajadores públicos de TV3, «la única estructura de estado de Cataluña». Al mismo tiempo, les hace una recriminación: «que al igual que han luchado por su reconocimiento, se manifiesten contra la mierda de producto que están haciendo y el descrédito vergonzoso al que se ha llegado». El silencio es sepulcral, manifiesta indignado. Finalmente sentencia: «con la invención de los grupos multimedia el periodismo ha muerto».

Ferran Monegal
Ferran Monegal

– Sr. Monegal; ¿donde está Pepito?

Viendo la «tele».

– Ah caramba! Así aún está vivo.

Por supuesto! Y es el responsable de control de calidad.

Seguramente, y por ignorancia, su programa de BTV ha sido el primer espacio crítico profesional bien hecho que he visto.

El primero y el único, querido Bernat, y en toda España. No creo que se vuelva a hacer ninguna más porque no gusta al medio, que es uno de los ámbitos más endogámicos.

– ¿Y el periodismo dónde queda?

Somos comunicadores, amigo, el periodismo ha muerto.

– ¿Pero la función existe, o no?

Quizás sí, cuando se haga una lectura académica, que no es mi terreno.

– ¿Cuál es el suyo?

El del día a día. Soy un espectador, un crítico y una analista no sólo de contenidos sino de continente.

– ¿Las redes abren el campo de trabajo. No son una buena herramienta?

Lo son, pero de baja fiabilidad. Hoy todo son productos. El ejercicio de la profesión ha cambiado y ahora ya nadie habla de deontología.

– ¿Que deben hacer los profesionales?

No sólo tratar de entender la profesión sino también esta monumental crisis. La fragilidad es total. El problema es que no hay contestación, lo que ni en pleno franquismo pasaba. Ahora, el silencio es sepulcral y el único objetivo llegar a final de mes a costa de lo que sea.

– ¿Esta fragilidad, como explica Albert Sáez, no viene de más atrás?

Probablemente, pero se ha acentuado. Pedro. J. Ramírez lo dijo: «No me preocupa que haya gobiernos fuertes sino medios débiles»

Ferran Monegal.
Ferran Monegal.

– Sr. Monegal, ¿habla usted del «descrédito» de TV3. Aunque mira el progama Polonia, el Crackòvia o el Gran dictado?

Por supuesto, cada semana.

– ¿Hacen bajar el prestigio?

Estos programas no desacreditan. El primero es el mejor informativo, y en un medio público no es fácil, mientras que en el segundo nos movemos en el intocable terreno de la religión. El tercero un simple pasatiempo. Otra cosa es el gran programa de «reflexión y debate de broma» sobre Cataluña «CAT» por el que el follón Pujol no ha existido. Y peor aún, cuando la televisión catalana informa lo hace través de las diez líneas de la versión del abogado defensor Cristóbal Martell. Un escándalo.

– ¿Quién gestiona la información a la Corporación? Es lógico que el editor de un informativo sea al mismo tiempo propietario de una productora? No es eso como si un vendedor de coches tuviera una empresa privada con la que se comprara los coches que vende?

No es lógico, pero hablamos de casos puntuales.

– Quizás puntuales, pero estamos hablando de dinero público que va directamente a una empresa privada.

Casos puntuales, lo importante es que TV3 sea el motor del mercado audiovisual de Cataluña que debe ser.

– Nunca lo visto escrito en ninguna parte esto. ¿Pero lo que sí se vio es que el objetivo del Dallas era hacer entender que también las películas  se podían ver en catalán?

Cierto, la función del Dallas era normalizar el catalán.

– ¿TV3 emitirá la Fórmula 1?

Los números no están claros. Se ha hablado de 48M de euros al año.

– Sr. Monegal, sean 48, 10 o un millón. La pregunta es: ¿por qué TV3 lo hace? Los catalanes ya lo pueden ver y bien por Antena 3. En cambio, deben pagar Gol o Canal Plus para ver al Barça en directo. Y eso sí debería ser una estructura de estado?
 
Cuando una televisión pública se centra en un concepto de país estamos perdidos. Este también podría ser la independencia. Y como la televisión de Cataluña es la de una idea determinada de país, se convierte en una herramienta para alcanzar la independencia.

– ¿Lo dijo alguien esto?

No, es una reflexión que hago yo. La independencia podríamos decir que tiene una apoyo de un 50%, pero un medio debería reflejar el otro 50%.

– ¿Así, si Cataluña Radio es la radio de todos los catalanes, por qué no ha hecho nunca un programa sobre el Real Madrid? Tendría gran audiencia.

Es que cuando un medio se pone al servicio de una ideología entra todo, también obviar lo que pasa más allá del Ebro o de Las Casas de Alcanar.

– ¿Los resultados deportivos deben ser sólo los de los equipos catalanes como Barça, Español, Girona, Llagostsera … si a primera o segunda división también juegan equipos como el Zaragoza, el Almería o Las Palmas?

Seguramente, como le decía, ojo que hablamos de más allá del Ebro.

TV3 utiliza el Barça como santiago bernabéu usaba TVE 

– ¿TV3 utiliza el Barça como TVE usaba el Real Madrid de aquellos tiempos inmemoriales de di Stefano o Juanito?

Como lo hacía Santiago Bernabéu, porque el Barça aglutina una pasión y así «los tenemos todos juntos». Ciertamente requiere una reflexión para no conducir al personal como si fuera un rebaño. Hasta ahora era potestad de los políticos o curas. Ahora tenemos unos nuevos pastores periodistas, y iluminados, que por suerte parece que saben cuál es el camino.
– ¿Pues hablando en términos ganaderos, no cree que tal vez el periodista debería ser el perro que vigila el rebaño?

Sí señor. El perro del pastor. El perro que muerde -sólo un poco, eh! sin hacer daño- pero espabila al pesonal.

– ¿Y los profesionales de estos «desinformativos» que usted en rebautizado que tienen que hacer?
 
El descrédito es colosal. Y tanto TV3 como TVE en vez de informar hacen de muro de contención. Es la opacidad. Y aquí viene mi reflexión sobre el papel de los profesionales.

– ¿Insisto, algo más deben hacer?

Estar alerta, por ejemplo, del recorte del 5%, lo que nos puede llevar a un discurso perverso y malicioso haciendo entender que los trabajadores de TV3 son unos privilegiados y ajustarse el cinturón como todo lo demás. Y eso es mezquino, porque sugiere que los que quizá no tenemos este reconocimiento queremos que sean tan miserables como nosotros. Cuando lo que tenemos que hacer es seguir su ejemplo. Y hablo de trabajadores, no de estrellas.
 
– ¿Ninguna recriminación entonces?

Una sí: las personas que trabajan en el área de informativos deben manifestarse por la mierda de producto que están haciendo y el descrédito vergonzoso al que se ha llegado.

– También habrá grandes cargos que toman decisiones.

Seguro, pero el problema es que hay que ponerlo de manifiesto. Y aquí se añade otro discurso: la televisión de Cataluña debe estar al servicio de la gente y no de un partido o de una ideología. Porque Cataluña no es ninguna entelequia y la televisión debe estar al servicio de la gente. Cataluña puede ser considerada ideológicamente de maneras muy diferentes y contrapuestas. La televisión nacional debe dirigirse a un conjunto humano de personas, no debe estar al servicio de una idea.

– ¿Y el cacao del que usted habla cree que se limita al 5% de estos trabajadores? ¿No hay alguna nube, y quizás cumulonimbus, de cargos intermedios por encima los 100.000 € que lo borronea todo un poco?

Que TV3 haya engordado una plantilla a lo largo de los años no es culpa de los trabajadores, sino de los que la han dirigido.

– ¿Finalmente. Los medios deben rendir cuentas públicamente?
Toda televisión pública debe emitir, junto a los créditos finales de cada programa, su coste total. Así los ciudadanos pueden saber lo que pagan. Y nos llevaríamos alguna sorpresa. Así lo hice en BTV. Y lo vengo manteniendo desde hace más de catorce años, pero es una auténtica prédica en el desierto.

ENTREVISTA DE BERNAT CAPELL A e-noticies 

Comentarios